Johanna Fernández: “PRODEMU llegó a #DiegodeAlmagro para apoyar mujeres y potenciar producción de gallinas colloncas”

Septiembre 2021


Se trata de un proyecto innovador y son dos las agrupaciones de mujeres; perseverantes y responsables, que se organizaron y hoy ejecutan la iniciativa.
La directora regional de PRODEMU, Johanna Fernández Rodríguez, recorrió más de 151 kilómetros desde Copiapó hasta Diego de Almagro, para visitar en terreno a las agrupaciones rurales de la comuna minera, que hoy trabajan y proyectan la producción de gallinas colloncas con apoyo del programa “Mujeres Rurales”.
Este último, se desarrolla en conjunto con INDAP y se enmarca en la Ruta del Emprendimiento Rural de PRODEMU. El objetivo del programa “Mujeres Rurales” es aumentar la autonomía de la mujer, mediante un proceso de empoderamiento personal, colectivo y del desarrollo de competencias para un emprendimiento rural, en asociación con otras mujeres del territorio, contribuyendo así a aumentar su bienestar y a disminuir las brechas de género presentes en su vida, su comunidad y su entorno.
Johanna Fernández se desplegó en el tradicional sector de las parcelas de Diego de Almagro, donde se encuentran las dos organizaciones ejecutando sus iniciativas. “Como PRODEMU teníamos este desafió de llegar a la provincia de Chañaral, particularmente hasta Diego de Almagro con nuestro programa ´Mujeres Rurales´ y cumplimos con la palabra empeñada. Acá el calor no impide que nuestras mujeres trabajen, sean perseverantes y logren sus anhelos. Visitamos primero a Jimena Fernández quién estaba con su familia y nos mostró sus corrales, por cierto, una increíble crianza de gallinas. Más tarde fuimos donde Carla Torrejón, quién también nos expuso los avances de su trabajo con gallinas y otros animales. Un trabajo increíble, digno de valorar y apoyar”.
Jimena Fernández, integrante de la primera organización que visitó la directora regional de PRODEMU, explicó que “nosotras desde marzo que tenemos esto. Ser parte de PRODEMU y parte del programa Mujeres Rurales era un sueño que tenía pendiente. En el grupo que tenemos somos cinco mujeres y yo soy la tesorera. Estar acá en las parcelas es un relajo. Nosotras estamos full haciendo nuestros trabajos acá”.
Por su parte, Carla Torrejón, integrante de la segunda organización que visitó Johanna Fernández en el sector de las parcelas en Diego de Almagro, afirmó que “una con esfuerzo y perseverancia puede lograr salir adelante. Estoy emocionada por mis animales y el trabajo que hemos realizado, me trae muchos recuerdos todo esto. Estoy orgullosa por lo que hemos logrado, yo miro a mis animales como hijos. Acá siempre están las puertas abiertas para quién requiera de mi apoyo o ayuda”.
El programa “Mujeres Rurales” tiene una duración de tres años, contempla capacitación y formación y promueve el desarrollo personal, social, productivo y económico de las mujeres rurales, pero además entrega un fondo económico por año a modo de incentivo.
Durante el primer año se ejecutan 12 horas de empoderamiento personal, 12 horas de desarrollo organizacional, 10 horas de gestión del emprendimiento y 28 horas de técnicas del rubro. En el segundo año, se ejecutan 14 horas de empoderamiento personal, 14 horas de desarrollo organizacional, 10 horas de gestión del emprendimiento y 30 horas de técnicas del rubro. Por último, en el tercer año, se desarrollan 18 horas de empoderamiento personal, 16 horas de desarrollo organizacional, 10 horas de gestión del emprendimiento y 30 horas de técnicas del rubro.
Para concluir, Johanna Fernández Rodríguez, directora regional de PRODEMU, fue enfática y dijo que “me gustaría hacer un llamado al sector público y privado, a la comunidad regional, por cierto, de acá de la provincia de Chañaral, a preferir estos emprendimientos, apoyarlos y visitarlos. Lo que nosotros y nosotras esperamos, es que al final de esta ruta, seamos una contribución para fortalecer las autonomías de estas mujeres campesinas y/o pequeñas productoras agrícolas, mediante un proceso de empoderamiento personal, colectivo y del desarrollo de competencias para un emprendimiento rural silvoagropecuario o actividad conexa, para así a aumentar su bienestar y disminuir las brechas de género presentes en su vida, su comunidad y su entorno”.